Colágeno, el pegamento de la piel

Posteado en: Belleza

El colágeno es la proteína más importante del cuerpo humano. En nuestra piel, más del 90% del tejido dérmico está formado por colágeno. De hecho, se trata de la molécula base que sostiene y mantiene la unión en nuestra piel. Con el envejecimiento, la disminución de producción de colágeno genera una pérdida de hidratación y el adelgazamiento de la piel causando las temidas arrugas.

La producción de colágeno en la piel comienza a disminuir alrededor de los treinta años. Este proceso se acelera al llegar a los cuarenta. Distintos estudios han demostrado que la producción natural de colágeno podría disminuir en un 1% por año después de cumplir los treinta. De manera, que cuando una persona alcanza los 55, podría haber perdido el 25% de su capacidad de producción.

Pero, el colágeno no es solo una proteína esencial para mantener la elasticidad y la fortaleza en la piel, sino también en pelo, uñas, músculos, ligamentos, tendones y cartílagos. En nuestra dieta podemos encontrar la fórmula de reforzar la producción de colágeno esencial para mantener unido nuestro cuerpo. Los alimentos ricos en proteínas y vitaminas K y C son ideales para la producción de colágeno.

Por este motivo, es sumamente esencial incorporar a nuestra dieta aquellos alimentos que nos ayuden a producir y restaurar el colágeno. Un aporte de minerales, vitaminas y aminoácidos son fundamentales en la formación de proteínas, entre ellas el colágeno, igualmente el aporte de antioxidantes son fundamentales para evitar la destrucción de colágeno. Así una dieta demasiado rica en azúcares simples, daña el colágeno.

Alimentos que contienen Colágeno

Carne de pollo, de cerdo, pavo, pescado, venado, vaca, cabra, caballo, venado o buey, entre otros.

Alimentos que estimulan la producción de Colágeno

Todos aquellos ricos en vitamina C: kiwi, naranja, el limón, pomelo, piña, melón o mango. También en las verduras como las coles de Bruselas o el repollo; así como en el pescado o la carne de res.

Verduras: la mayoría de las verduras cuentan con la capacidad de ayudar al organismo a producir colágeno. El repollo, la col, la escarola, la coliflor, la espinaca o la berenjena.

Aquellos que contienen aminoácidos: los productos ricos en lisina y prolina son útiles para formar todos los tipos de colágeno. Esas sustancias están presentes en los lácteos bajos en grasa, aunque también se pueden encontrar en la clara del huevo, en las carnes magras y en los pescados azules.

Frutos rojos: contienen licopeno, una sustancia que, además de ser un buen antioxidante, contribuye a la secreción de colágeno. Pimientos, tomate y remolacha; aunque también la sandía, las cerezas, las fresas o las frambuesas.

Alimentos con ácidos grasos poliinsaturados: como los pescados azules, el marisco y las verduras de hoja verde.

Frutos secos: son una buena fuente para la producción de colágeno, nueces, piñones, avellanas, castañas, pistachos, semillas de calabaza, pipas de girasol o almendras.

Alimentos con azufre: el azufre es un componente extraordinario para ayudar a la producción de colágeno. El pollo, las aceitunas verdes y negras, pepinos frescos, tallos de apio fresco, el ajo, el perejil, la cebolla, el plátano, el té, el rábano picante, el tofu, el maní, el coco o la papaya contienen este elemento. Se puede además añadir el melón fresco y la batata.

Si  bien el colágeno podemos obtenerlo de alimentos,  el problema radica en que el colágeno natural de todas esas fuentes es una proteína de gran tamaño lo que dificulta su absorción siendo poco digerible, lo cual hace que no sea posible aprovechar sus máximas potencialidades, por eso la suplementación puede hacer la diferencia.

Varios estudios clínicos respaldan los efectos beneficiosos del colágeno sobre las propiedades de la piel, siendo un agente útil para combatir el envejecimiento dérmico: mejor hidratación y elasticidad , reducción de arrugas y redensificación . También se detecta una mejor funcionalidad tanto de la dermis como de la epidermis.

Lo recomendable es siempre usar colágeno hidrolizado que tenga tecnología de absorción como Genacol Derma. La Tecnología AminoLock de Genacol Derma no sólo disminuye el tamaño de esta molécula más de 100 veces, sino que asegura, además, que el colágeno absorbido sea de la mejor calidad y que la secuencia de aminoácidos tenga el mayor beneficio para la piel y el cuerpo.

Específicamente, Genacol Derma fue probado en una experiencia clínica en que se evaluó su hipoalergenicidad y eficacia. El estudio fue realizado en Chile por la Doctora Cecilia Orlandi; los resultados avalan que Genacol Derma produce una mejoría en los signos clínicos de envejecimiento cutáneo, tales como disminución del número de arrugas, mejoría de la hidratación facial y un engrosamiento significativo de la dermis.

Finalmente tener un sueño reparador y dormir las ocho horas recomendadas para tener un descanso saludable, es central para la formación de Colágeno  ya que  mientras dormimos es el momento en el que el cuerpo se recupera y se repara, sobre todo en la primera parte del sueño. En este instante se da la síntesis proteica a partir de los distintos nutrientes y sustancias del organismo.

Fuentes:

http://mejorconsalud.com/alimentos-que-aportan-colageno-a-la-piel/

http://blog.hsnstore.com/alimentos-que-fomentan-produccion-colageno-para-la-piel/

http://blog.hola.com/farmaciameritxell/2013/03/estimular-la-produccion-de-colageno-en-la-piel.html

http://www.elcolageno.com/alimentos-ricos-en-colageno

Producto:

http://newscience.cl/producto/genacol/

«« Regresar