azucar y cancer

El azúcar, el alimento del cáncer

Posteado en: Investigación

Según los investigadores de la Universidad de California, San Francisco, el azúcar representa un riesgo para la salud, ya que provoca alrededor de 35 millones de muertes a nivel mundial cada año. Tan alta es la toxicidad del azúcar que ahora debe ser considerada una sustancia potencialmente tóxica como el alcohol y el tabaco. Su vínculo con la aparición de la diabetes es tal que las regulaciones punitivas, tales como un impuesto sobre todos los alimentos y bebidas que contienen “añadido” ‘de azúcar, están actualmente justificados, concluyeron los investigadores. También recomiendan la prohibición de venta en o cerca de las escuelas, así como la colocación de los límites de edad en la venta de dichos productos.

Pero, los efectos nocivos del azúcar no se detienen en la diabetes, el síndrome metabólico, hiper e hipoglucemia, la ERGE y la enfermedad cardíaca. El azúcar y el cáncer están igualmente asociados, sin embargo, los oncólogos a menudo no logran hacer lo que es necesario para dejar de alimentar el cáncer de sus pacientes con dulces.

Mientras que muchos dentro de la comunidad médica convencional insisten en promover la idea de que el vínculo entre ciertos tipos de alimentos con un mayor riesgo de cáncer es “débil” o solo “nominalmente significativo.” Ellos creen que la investigación “que une los productos alimenticios con el cáncer no revela patrones médicos válidos.”

Un número creciente de científicos médicos y muchos médicos alternativos saben que la manera más lógica, eficaz, segura, precisa y de bajo costo para tratar el cáncer es cortar el suministro de alimentos a los tumores y células cancerosas, matarlos de hambre con la falta de glucosa. La estrategia terapéutica para el hambre selectiva de tumores mediante la modificación de la dieta (dieta cetogénica) es una de las principales formas de terapia ganar la guerra contra el cáncer.

Relación entre azúcar y cáncer

azucar cancer

Los investigadores en el Instituto de Cáncer Huntsman en Utah fueron uno de los primeros en descubrir que el azúcar “alimenta” los tumores. La investigación publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, añadía: “se ha sabido desde 1923 que las células tumorales utilizan mucha más glucosa que las células normales. Nuestra investigación ayuda a mostrar cómo este proceso se lleva a cabo, y cómo puede ser detenida para controlar el crecimiento del tumor”, asegura Don Ayer, Ph.D., profesor en el Departamento de Ciencias Oncológicas en la Universidad de Utah.

Por su parte, el Dr. Thomas Graeber, profesor de farmacología molecular y médica, ha investigado cómo el metabolismo de la glucosa afecta a las señales bioquímicas presentes en las células del cáncer. En una investigación publicada el 26 de junio de 2012 en la revista Molecular Systems Biology, Graeber y sus colegas demuestran que el “hambre que la glucosa”, es decir, privar a las células cancerosas de glucosa-activa un bucle de amplificación y de señalización metabólica que conduce a la muerte de las células cancerosas como resultado de la acumulación tóxica de especies reactivas de oxígeno (ROS). [1]

Los azúcares refinados están estrechamente vinculados con el cáncer, no solo como causa de la misma, sino también como algo que alimenta las células cancerosas una vez que una persona tiene la enfermedad. Nada podría ser más importante a considerar en el intento de mejorar el resultado de los tratamientos de cáncer. Una vez que las células cancerosas se establecen en el cuerpo, dependen de la disponibilidad de glucosa estable en la sangre por su energía; y no son capaces de metabolizar cantidades significativas de ácidos grasos o cuerpos cetónicos, [2].

Los hidratos de carbono son uno de los tres macronutrientes, los otros dos son las grasas y las proteínas. Hay carbohidratos simples y carbohidratos complejos. Los carbohidratos simples son azúcares que se encuentran naturalmente en los alimentos como frutas, refrescos, algunas verduras, pan blanco, arroz blanco, pasta, leche y productos lácteos, la mayoría de los bocadillos, dulces, etc, pero no nos olvidemos de los azúcares simples añadidos a los alimentos durante el procesamiento y refinación y de los que normalmente no tenemos conciencia. Son los azúcares simples que obtienen la mayor parte del mérito de haber provocado la respuesta de la insulina y la inflamación glicación-asociada que puede conducir al cáncer.

Así, al reducir la cantidad de hidratos de carbono simples en la dieta, la aparición de cáncer se puede suprimir o frenarlo, o la proliferación de las células tumorales ya existentes se puede ralentizar, detener e invertir, al privar a las células cancerosas de los alimentos que necesitan para sobrevivir.

Los Dres. Rainer Klement y Ulrike Kammerer realizaron una revisión exhaustiva de lo que implican los carbohidratos de la dieta y sus efectos directos e indirectos sobre las células cancerosas, que se publicó en octubre de 2011 en la revista Nutrition and Metabolism, llegando a la conclusión de que los cánceres son tan sensibles a la oferta de azúcar que cortar cualquier posibilidad de suprimir el cáncer.

Además, comer azúcar blanco (o cualquier cosa blanca) provoca deficiencias de minerales de magnesio debido a que el magnesio se ha eliminado en el proceso, por lo que el azúcar es una causa importante de cáncer debido a las deficiencias de magnesio no solo por su efecto pro-inflamatorio, sino también pro-cáncer.

El Dr. Christine Horner también habla sobre la relación entre el cáncer de mama y la insulina:

Cuando se trata de cáncer de mama, la insulina no es precisamente el mejor aliado. Una de las principales razones es debido al hecho de que tanto las células de mama normales y las células cancerosas tienen receptores de insulina en ellos. Cuando la insulina se une a su receptor, tiene el mismo efecto que cuando el estrógeno se une a su receptor: las células comienzan a dividirse. A altos niveles de insulina son mayor es el riesgo de cáncer de mama, las células cancerosas existentes crecerán de forma más rápida.

En otras palabras, cuando los niveles de insulina están en alza, los niveles de estrógeno son libres, y dos de ellos aceleran la división celular. Es por eso que los niveles altos de insulina aumentan el riesgo de cáncer de mama. Comer azúcar aumenta el riesgo de cáncer de mama de otra manera. Ofrece un gran golpe a su sistema inmunológico con la fuerza de un boxeador profesional.

El Dr. Horner habla de un estudio realizado por la Harvard Medical School (2004) que encontró que las mujeres que, como adolescentes, comían alimentos de alto índice glucémico, el aumento de sus niveles de glucosa en la sangre tenían una mayor incidencia de cáncer de mama en el futuro. “Por lo tanto, animar a su hija adolescente a cortar el consumo de azúcar le ayudará a reducir su riesgo de cáncer de mama durante el resto de su vida”.

el azucar produce cancer de seno

Azúcar, inflamación, angiogénesis y el cáncer

Los azúcares, la inflamación y ambientes ácidos que crean son componentes importantes del entorno local de los tumores. En la mayoría de tipos de cáncer, las condiciones inflamatorias están presentes antes de que ocurran cambios de malignidad. “la inflamación en los microambientes del tumor tiene muchos efectos promotores de los tumores. La inflamación ayuda a la proliferación y supervivencia de las células malignas, promueve la angiogénesis y la metástasis, subvierte respuestas inmunes adaptativas, y altera las respuestas a hormonas y agentes quimioterapéuticos.”

Todo el tema de la inflamación, angiogénesis, el azúcar y el cáncer es crucial para la comprensión de los vínculos entre el cáncer y los alimentos que comemos. Cuando empezamos a cero en la inflamación y las condiciones ácidas provocadas por el consumo excesivo de azúcares simples, incluyendo la fructosa y jarabe de maíz de alta fructosa, es cuando empezamos a ver más claramente cómo la alimentación y el cáncer están íntimamente conectadas.

En julio de 2012 un grupo líder en la lucha contra el cáncer de Estados Unidos instó al cirujano general a llevar a cabo un estudio de barrido de los efectos de las bebidas azucaradas en la salud de los consumidores, diciendo que estas bebidas juegan un papel importante en la crisis de la obesidad de la nación y requieren de un plan de acción de Estados Unidos.

La relación es clara entre el consumo alto de azúcar, el agotamiento de minerales, deshidratación, diabetes, enfermedades del corazón y cáncer. El azúcar causa el cáncer debido a que la tendencia de los consumidores de altas dosis en hidratos de carbono tiende a la deshidratación, que es tiene un efecto pro-cáncer y pro-inflamatorio.

el cancer se alimenta de azucar

En el cáncer de páncreas, las células utilizan el azúcar fructosa para ayudar a los tumores a crecer más rápidamente. Las células tumorales alimentadas tanto por la glucosa como por la fructosa utilizan los dos azúcares de dos maneras diferentes, según encontró un equipo de la Universidad de California en Los Angeles. Sus hallazgos, publicados en la revista Cancer Research, ayuda a explicar otros estudios que han vinculado la ingesta de fructosa con el cáncer de páncreas, uno de los tipos de cáncer más mortales. Los investigadores llegaron a la conclusión de que cualquier persona que desee reducir su riesgo de cáncer debe empezar por reducir la cantidad de azúcar que consume.

Esta es la primera vez que ha demostrado la relación entre la fructosa y la proliferación del cáncer. “En este estudio se muestra que los cánceres pueden utilizar fructosa tan fácilmente como la glucosa para alimentar su crecimiento”, dijo el Dr. Anthony Heaney, del Centro del Cáncer Jonsson de la UCLA, autor principal del estudio. “La dieta moderna contiene una gran cantidad de azúcar refinada incluyendo la fructosa y es un peligro oculto implicado en muchas enfermedades modernas, como la obesidad, la diabetes y el hígado graso.” Aunque este estudio se realizó en el cáncer de páncreas, estos resultados pueden no ser exclusivos de ese tipo de cáncer, dijo Heaney. “Estos resultados muestran que las células cancerosas pueden metabolizar fácilmente la fructosa para aumentar su proliferación.”

Se ha sabido por décadas que las células cancerosas prosperan en glucosa. Por otra parte, los alimentos que causan un fuerte aumento de la glucosa en sangre (es decir, alimentos con una clasificación de alto índice glucémico) desencadenan la secreción de insulina y el factor de crecimiento de insulina (IGF-1), dos hormonas que también promueven el crecimiento del cáncer.

Los investigadores que utilizan ratas han encontrado que una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos reduce la glucosa en sangre, la insulina y la glicólisis, disminuye el crecimiento del tumor, reduce la incidencia de tumores, y trabaja de forma aditiva con las terapias existentes sin pérdida de peso o la insuficiencia renal

El trabajo del Dr. Otto Warburg, “El metabolismo de los tumores”, señalaba: “resumido en pocas palabras, la causa principal de cáncer es el reemplazo de la respiración de oxígeno en las células normales del cuerpo por la fermentación de azúcar.” El metabolismo del cáncer es aproximadamente ocho veces mayor que el metabolismo de las células normales. Las células normales necesitan oxígeno. Las células cancerosas hacen caso omiso de oxígeno cuando la glucosa adecuada está presente. Existen pruebas de que los niveles de glucosa en sangre elevados crónicamente, la insulina y el IGF-1 facilitan génesis tumoral y empeoran los resultados en pacientes con cáncer. Nobel.

El azúcar se convierte en el cuerpo en un caldo de cultivo adecuado para los virus, las bacterias, los hongos y el cáncer por el deterioro del sistema inmunológico.

Artículo traducido:

Green Medinfo

Referencias:

  • [1] Nicholas A Graham, Martik Tahmasian, Bitika Kohli, Evangelia Komisopoulou, Maggie Zhu, Igor Vivanco, Michael A Teitell, Hong Wu, Antoni Ribas, Roger S Lo, Ingo K Mellinghoff, Paul S Mischel, Thomas G Graeber. Glucose deprivation activates a metabolic and signaling amplification loop leading to cell death. Molecular Systems Biology, 2012; 8 DOI: 10.1038/msb.2012.20
  • [2] Ketone bodies, also called acetone bodies or simply ketones, are any of three compounds produced when the liver metabolizes fatty acids. The three types of ketone bodies—acetoacetic acid, beta-hydroxybutyric acid, and acetone —are released into the bloodstream after metabolism occurs. Acetoacetic acid and beta-hydroxybutyric acid are used for fuel by the brain and muscles, but the body can’t break down acetone and therefore excretes it in the urine. Excess acetone or ketone bodies in the blood and urine can be a sign of a serious metabolic disease, and doctors often use the measurement of ketone bodies as a tool in the diagnosis of such diseases. In healthy individuals, the body uses mostly carbohydrate metabolism to fuel its cells. If sufficient carbohydrates are not available, such as during starvation, the body begins metabolizing fats into ketone bodies to provide the necessary fuel. High levels of ketones in the urine, a condition called ketonuria, indicates that the body is using mostly fat for its energy. A condition that will produce dangerously high levels of ketone bodies is Type I diabetes. Individuals with diabetes mellitus are unable to efficiently metabolize glucose, due to insufficient insulin production or insulin resistance. Their bodies will begin metabolizing fats and proteins to make up for the lack of available glucose for energy. Without treatment, extremely high levels of ketones in the blood and urine can lower the blood’s pH and cause a condition called ketoacidosis. It occurs most often in people with uncontrolled diabetes mellitus and is exacerbated when high blood glucose levels, caused by lack of available insulin, further acidify the blood. Ketoacidosis can lead to ketoacidic coma or death.

«« Regresar