El omega 3, DHA, una eficaz herramienta contra el hígado graso

Posteado en: Investigación

Un estudio respecto a los efectos metabólicos de los ácidos grasos omega-3, especialmente DHA, concluye que estos compuestos pueden tener una gama aún más amplia y sugiere que podrían ser de gran valor en la prevención de enfermedad del hígado graso.

La investigación, realizada por científicos de la Universidad Estatal de Oregon y otras instituciones, fue uno de los primeros de su tipo en utilizar “metabolómica”, un análisis de los metabolitos que reflejan los muchos efectos biológicos de los ácidos grasos omega-3 en el hígado. También explora los desafíos que enfrenta este órgano de la “dieta occidental” que cada vez está vinculado a la inflamación del hígado, fibrosis, cirrosis y, a veces insuficiencia hepática.

Los resultados fueron sorprendentes, según los investigadores.

Los suplementos de DHA, que se utilizan en los niveles que a veces se prescriben para reducir los triglicéridos en sangre, parecía tener muchos efectos imprevistos. Hubo cambios observables en la vitamina y el metabolismo de hidratos de carbono, proteína y la función de aminoácidos, así como el metabolismo de lípidos.

La suplementación con DHA parcial o totalmente previno el daño metabólico a través de esas vías a menudo vinculados a la dieta occidental – el consumo excesivo de carne roja, azúcar, grasas saturadas y granos procesados.
Los hallazgos fueron publicados el mes pasado en PLOS ONE, una revista en línea profesional.

“Nos sorprendió encontrar tantos caminos biológicos que obtienen beneficios a través de los ácidos grasos omega-3,” dijo Donald Jump, profesor en la Universidad de OSU de Salud Pública y Ciencias Humanas. “La mayoría de los estudios sobre estos nutrientes encuentran efectos sobre el metabolismo de los lípidos y la inflamación.

“Nuestros análisis metabólicos indican que los efectos de los ácidos grasos omega-3 se extienden más allá e incluyen los carbohidratos, los aminoácidos y el metabolismo de la vitamina”, agregó.

Los ácidos grasos Omega-3 han sido objeto de muchas investigaciones recientes, a menudo con resultados y afirmaciones contradictorias. Las posibles razones de los resultados contradictorios, según los investigadores de la OSU, son la cantidad de suplementos que se usan y la abundancia relativa de dos omega-3 comunes – DHA y EPA. Distintos estudios realizados en OSU han concluido que el DHA tiene mucho más capacidad que el EPA para prevenir la formación de metabolitos dañinos. En un estudio, se encontró que la suplementación de DHA reduce las proteínas implicadas en la fibrosis hepática en más de un 65 por ciento.

Estos esfuerzos de investigación, realizados con animales de laboratorio, utilizan un nivel de suplementación con DHA que equivaldría a alrededor de 2-4 gramos por día para una persona promedio. En la dieta, la fuente más común de DHA son los pescados grasos, como el salmón, la caballa o sardinas. El problema del consumo hoy día de este tipo de pescados es la exposición a los contaminantes de las aguas en las que viven y se alimentan. Por eso es recomendable acudir a una suplementación de omega 3 que garantice la pureza del producto que estamos consumiendo, exento por tanto de dioxinas, mercurio y PCB´s.

La investigación más reciente está empezando a romper los procesos específicos por los que estos cambios metabólicos ocurren. En todo caso, los resultados sugieren que el DHA puede tener aún más valor para la salud que se pensaba.

“En realidad se ha abordado un gran volumen de trabajo se ha hecho sobre la enfermedad de hígado graso, y recién estamos empezando a explorar el potencial del DHA para prevenir o retardar la progresión de la enfermedad”, dijo Jump, quien también es investigador principal en el Instituto Linus Pauling de la OSU.

“Los aceites de pescado, un suplemento común utilizado para proporcionar ácidos grasos omega-3, tampoco se prescriben para regular los niveles de glucosa en sangre en pacientes diabéticos”, dijo. “Sin embargo, nuestros estudios sugieren que el DHA puede reducir la formación de metabolitos dañinos de glucosa con enlaces a las complicaciones diabéticas.”

Tanto la diabetes y las enfermedades del hígado están aumentando constantemente en los Estados Unidos y en otras partes del mundo..

La American Liver Foundation ha estimado que alrededor del 25 por ciento de la población del país, y el 75 por ciento de aquellos que son obesos, tienen la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Esto puede progresar a la esteatohepatitis no alcohólica, la cirrosis y el cáncer.

Este estudio establece que el principal objetivo del DHA en el hígado es el control de la inflamación, el estrés oxidativo y la fibrosis, que son las características de los problemas en el hígado más graves. Los ácidos grasos Omega-3 parecen mantener las células de respuesta a lo que está causando la inflamación.

Los colaboradores en esta investigación eran de OSU, el Colegio Baylor de Medicina, Vanderbilt University Medical Center, y Metabolon, Inc. Fue apoyado por el USDA y los Institutos Nacionales de Salud.

Artículo traducido:

http://oregonstate.edu/ua/ncs/archives/2014/jan/more-benefits-emerging-one-type-omega-3-fatty-acid-dha

«« Regresar