¿Las grasas son buenas o malas? Mitos y realidades

Posteado en: Dieta

Hace varias décadas, el mundo moderno se volvió loco con sus hábitos alimenticios. Se le dijo a la gente que dejara de comer grasas, ya que estaba conduciendo a un aumento de peso y un incremento de las enfermedades del corazón. Especialmente en EEUU, el gobierno estaba detrás de este consejo, así como la Asociación Americana del Corazón, hospitales, los fabricantes de medicamentos reductores del colesterol, los productores de alimentos y los médicos.

Pero treinta años más tarde, las tasas de enfermedades del corazón y la obesidad han seguido aumentado en lugar de disminuir. Ahora, algunos investigadores, la minoría es cierto, están afirmando que el concepto de bajo contenido graso fue un gran error.

Por su parte, la Clínica Mayo hace esta declaración en su sitio web: “hay un lado oscuro en el concepto de la grasa. La preocupación con algunos tipos de grasas en la dieta (y su primo el colesterol) es que se cree que desempeñan un papel en la enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. Pero, la grasa en la dieta también pueden tener un papel importante en otras enfermedades, como la obesidad y el cáncer”.

¿Es esto cierto o es simplemente una suposición de que se han equivocado? ¿O es el tipo de información errónea que se espera de las compañías farmacéuticas que fabrican medicamentos para reducir el colesterol y los gigantes de la comida que ganan miles de millones vendiendo alimentos bajos en grasa como cereales sin grasa procesados​​, yogurt, bebidas, pizzas, galletas y helados?

Necesitamos las grasas en nuestra dieta. Es una cuestión de la biología

Las grasas son esenciales para la salud humana. La Fundación Weston A Price dice: “las grasas de origen animal y vegetal son una fuente concentrada de energía en la dieta, además proporcionan los bloques de construcción para las membranas celulares y una variedad de hormonas y sustancias similares a las hormonas. Las grasas como parte de una comida ralentizan la absorción de manera que podemos aguantar más tiempo sin sentir hambre. Además, actúan como portadores de importantes vitaminas liposolubles A, D, E y K. Las grasas en la dieta son necesarias para la conversión de caroteno en vitamina A y para la absorción de los minerales” (westonaprice.org).

Entonces, ¿cómo podemos comer la grasa y evitarla al mismo tiempo? A los fabricantes de alimentos se les ocurrió la idea de alterar las grasas. Y esto ha dado lugar a todo tipo de problemas de salud, un resultado no del todo inesperado cuando los científicos tratan de mejorar la naturaleza. La peor de las creaciones fueron las grasas trans, que son ahora incluso reconocidas por la profesión médica convencional como no saludables.

Nuestras dietas no son naturales

La mayoría de las dietas de hoy en día no son naturales, ya que han sido cocinadas y procesadas con sustancias artificiales y alteradas, que muchas veces contienen demasiados azúcares refinados.
El marketing tiene mucho que ver con todo esto, cuando se trata del tema de la salud, un flujo constante de información, aunque no sea particularmente exacta, lo convierte en grandes ganancias. Una población que tiene miedo sobre el consumo de grasas va a llenar sus carritos de la compra con yogur bajo en grasa, leche descremada y potes de margarina. Pero las estadísticas muestran que esto no ha tenido ningún papel en la reducción de las enfermedades del corazón, la prevención de la diabetes o de la reducción de peso.

Lo que es bueno para los negocios puede ser malo para la salud

Gary Taubes desmitifica el concepto de la grasa

Si no has leído los libros de Gary Taubes, ahora es el momento. Su investigación exhaustiva y el pensamiento lógico desafía la idea de que las grasas son malas para su salud o que son tan malas como le han hecho creer. Su libro Calorías buenas, calorías malas es una lección sobre cómo los carbohidratos están detrás de muchas de nuestras enfermedades modernas. Y su libro ¿Por qué engordamos y qué hacer al respecto para dar un paso más allá?, plantea la idea de que la buena ciencia se ha ignorado y hemos partido por el camino equivocado al vilipendiar las grasas de la dieta y alegar que están detrás de la obesidad.

Le pregunté a Gary por su opinión sobre algunos puntos clave en esta discusión.
Los médicos, incluso con una visión más moderada sobre las grasas aún recomiendan evitar las grasas saturadas. ¿Este consejo está fundamentado en la ciencia?

Gary: Bueno, está fundado en una mala ciencia, como lo he descrito en mis libros y artículos sobre este tema. La discusión de la investigación más convincente en contra de ella son los estudios aleatorios que comparan las dietas Atkins –como las de alto contenido en grasas, las dietas bajas en carbohidratos y su efectiviad con cualquier otra dieta- si la AHA [American Heart Association] paso a uno, bajo en grasa, una dieta con restricción de calorías, una dieta baja en grasas Ornish o una dieta mediterránea. En estos experimentos, la de alto contenido en grasa, la dieta baja en carbohidratos conduce invariablemente a por lo menos la misma cantidad de pérdida de peso -a pesar del hecho de que los sujetos que siguen estas dietas pueden consumir tantas calorías como ellos quieren- y una mejora general en el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

¿Por qué cree que la grasa tiene la culpa de la obesidad?

Gary: Los azúcares influyen en la cantidad de grasa que se ​​oxida y cuánto se almacena. Así que cuantos más carbohidratos comemos, más grasa se termina almacenando -granos y azúcares refinados, especialmente los que parecen tener la mayor influencia sobre la hormona de la insulina que regula el almacenamiento de grasa. En cuanto a por qué la grasa tiene la culpa, yo diría que hay dos razones: una es esta idea muy ingenua de que somos lo que comemos, así que si somos gordos esto debe ser debido a la grasa que comemos. Y dos, como describo en mis libros, una vez que decidimos que la grasa en la dieta causa la enfermedad cardíaca, esto significa que la forma de evitar las enfermedades del corazón es comer con poca grasa, y para ello se introducen las dietas ricas en carbohidratos. Pero ahora hemos tenido que lidiar con la observación de que las personas obesas tienen un mayor riesgo de enfermedades del corazón que las personas delgadas. ¿Así que los hidratos de carbono no pueden ser los que nos hagan engordar, porque entonces la misma dieta que impedía las enfermedades del corazón sería una dieta que nos hiciera engordar? En fin, para conciliar este problema, nuestras autoridades nutricionales decidieron que debía ser la grasa la que nos hace engordar y así podría recomendar dietas bajas en grasas y rica en carbohidratos como las dietas de pérdida de peso. Sus intenciones eran buenas, pero los resultados han sido un desastre.

¿Cree que la negación del papel de los carbohidratos en la obesidad, la diabetes y otras enfermedades se basa en la política de alimentos, la falta de educación o la fe ciega que mantiene a los investigadores volver a examinar la verdadera causa de estas enfermedades?

Gary: Hay un poco de las tres cosas. También tienden a recurrir a formas de pensamiento simplista: en el sudeste asiático, por ejemplo, tienen bajas tasas de diabetes, enfermedades del corazón y la obesidad y consumen dietas ricas en hidratos de carbono, por lo tanto, todas las dietas ricas en hidratos de carbono deben ser saludables. La idea de que la naturaleza de los hidratos de carbono puede hacer una diferencia –azúcares refinados en lugar de azúcares sin refinar vs granos y almidones- puede hacer una gran diferencia.

Dean Ornish, MD, reclama como gran éxito haber revertido la enfermedad cardíaca durante el uso de una dieta baja en grasas. ¿Cómo se las ha arreglado para hacer esto mediante la restricción de grasas ?

Gary: La dieta del Dr. Ornish restringe los granos refinados y azúcares por la misma razón que sugiero que son malos, ya que aumentan el azúcar en la sangre y en última instancia, aumentan los niveles de insulina. Así que es muy posible que los beneficios que el Dr. Ornish ve en sus estudios pueden explicarse por qué solo él, sus seguidores y pacientes harían aún mejor si comieran una dieta rica en grasas. No sabemos si eso es cierto, y el Dr. Ornish no puede probar que es la grasa, porque sus estudios cambian tantas variables que prácticamente cualquier cosa es posible. De nuevo, es una de las razones por las que he estado argumentando a favor de una mejor ciencia, para que ese tipo de preguntas se puedan responder de manera inequívoca.

Esto no quiere decir que una dieta alta en grasa sea la respuesta tampoco. De hecho, en cualquier caso,  la mejor opción para comenzar a mejorar su dieta es deshacerse de todos los alimentos procesados, de los azúcares refinados y de los productos de harina refinada.

Artículo traducido:

http://www.greenmedinfo.com/blog/what-if-low-fat-craze-was-based-flawed-thinking?page=2

«« Regresar