I CICLO CHARLAS SALUDABLES

Posteado en: Noticias

New Science realizó un ciclo de  charlas saludables. Aquí te contamos la primera de ellas, dirigida al público en general.

Charla 1bEn el primer encuentro, la Nutricionista y Asesora de New Science, Karin Spencer, habló de los efectos nocivos de una mala alimentación en nuestra salud. Bajo el título “Nutrición, Suplementación Antiinflamatoria y Prevención de enfermedades crónicas”, Spencer expuso cómo los malos hábitos alimenticios pueden llevarnos a una inflamación silenciosa que derivará muy previsiblemente en una patología crónica.

Asimismo, enumeró también algunas de las enfermedades asociadas con la inflamación como la obesidad, la diabetes tipo 2, las patologías cardiovasculares, el cáncer, el alzheimer, las alergias y las enfermedades de la piel.

La inflamación silenciosa viene originada por un aumento en el consumo del ácido graso Omega 6, presente sobre todo en el aceite maravilla (girasol), altamente utilizado en la cocina chilena. Por otra parte, el consumo de carbohidratos refinados, como las galletas, pan blanco, tortas, queques, azúcar, dulces, alimentos procesados, mermeladas o cereales ayuda igualmente a la aparición de la inflamación. Del mismo modo, la disminución del consumo de omega 3, presente sobre todo en el pescado, y de antioxidantes, en frutas y verduras, hace que nuestro organismo sea más vulnerable.

De una forma sencilla, la nutricionista, Karin Spencer, explicó cuál es el proceso que opera en las personas “carboadictas”. Con la ingesta de hidratos de carbono refinados la insulina se dispara y por tanto, baja rápidamente la glucosa. Esto provoca una hipoglicemia, es decir, nuestro cerebro percibe una falta de glucosa lo que se traduce en ansiedad por comer. De esta forma, comienza el ciclo de nuevo, ya que acudiremos a los carbohidratos.

Algunos de los indicadores que pueden ponernos sobre aviso de la inflamación silenciosa son la falta de concentración, el cansancio matinal, la fatiga, la irascibilidad, un sueño no reparador, la apetencia constante por los carbohidratos, tendencia al estrés, pelo y uñas quebradizas y sentir apetito a las dos horas después de una comida.

Para revertir esta situación, Spencer señaló algunas de las recomendaciones necesaria a seguir en nuestra dieta. En primer lugar, la ingesta de carbohidratos de baja carga glicemica, para con ello evitar el proceso anteriormente mencionado. Incluir en nuestra alimentación, las frutas, verduras, los productos integrales con alto contenido en fibra, las proteínas magras (pavo, pollo, pescado, huevos de campo), y las grasas saludables (aceite de oliva, nueces, palta).

En este sentido se refirió a la dieta de la Zona y las indicaciones marcadas por el doctor Barry Sears, en tanto a la distribución de nuestro plato, que debe contener un 30% de proteínas (magras), un 40% de carbohidratos (de baja carga glicemica) y 30% de grasas (saludables). Si logramos esta distribución estaremos dando un paso de gigante contra la inflamación silenciosa. De hecho, la comida actúa como un potente fármaco controlando el equilibrio hormonal. Por este motivo, es esencial que sea consumida en el horario, cantidad y proporción adecuada.

Durante la charla, los asistentes realizaron diversas preguntas a la nutricionista Karin Spencer, entre ellas si el consumo de 3 cápsula de Genacol, al ser el colágeno una proteína, podría alterar el 30% de ingesta de proteínas indicado en la dieta de la Zona. A lo que Spencer concluyó que con la tecnología AminoLock se escogen aquellos aminoácidos más abundantes en nuestro organismo, pero no producen músculo, por tanto no estaríamos alterando nuestro aporte de proteínas con el consumo de Genacol.

Otro de los asistentes preguntó si algunos de los productos distribuidos por New Science poseían algún efecto contraindicado. En esta ocasión, Spencer aclaró que no existía ningún registro de efectos adversos ni contraindicados, pero que en el caso de las mujeres embarazadas siempre les recomienda la consulta previa con su médico.  

«« Regresar