aceite biologico omega 3

Ralentizar el envejecimiento con Omega 3

Posteado en: Investigación

Tomar suficientes suplementos de ácidos grasos omega-3 para cambiar el equilibrio de los aceites en la dieta podría frenar un proceso biológico fundamental vinculado al envejecimiento, según un estudio publicado por Journal of the American Medical Association. Los altos niveles de esta molécula en la sangre protege a los telómeros, regiones de ADN no codificantes, situadas en los cromosomas relacionadas con el envejecimiento celular.

El estudio mostró que la mayoría de pacientes de mediana edad y adultos mayores con sobrepeso, pero sanos, que tomaron suplementos de omega-3 durante cuatro meses alteraron el consumo de sus ácidos grasos de tal forma que ayudó a preservar pequeños segmentos de ADN en sus glóbulos blancos.

Los Telómeros, el envejecimiento y el Omega 3

 

Telomeros y envejecimiento

Estos segmentos, llamados telómeros, son conocidos por acortar el tiempo en muchos tipos de células como consecuencia del envejecimiento. En el estudio, el alargamiento de los telómeros en las células del sistema inmune era más frecuente en las personas que mejoraron sustancialmente la proporción de omega-3 que otros ácidos grasos en su dieta.

El grupo de investigadores pensó que este efecto protector podría tener que ver la longitud de los telómeros, un marcador de la edad biológica. Estas estructuras son secuencias repetitivas de ADN que forman una especie de tapa protectora en el extremo de los cromosomas.

Cada vez que una célula se divide todo su material genético se debe duplicar. En ese proceso, los telómeros suelen acortarse. Con el paso del tiempo, cuando su longitud llega a un punto crítico, la célula muere. Conocer cuánto miden los telómeros es un buen indicador del envejecimiento de un organismo.

“El hallazgo de los telómeros es provocativo, ya que sugiere la posibilidad de que un suplemento nutricional podría realmente hacer una diferencia en el envejecimiento”, dijo Jan Kiecolt-Glaser, profesora de psiquiatría y psicología en la Ohio State y autor principal del estudio.

En otra publicación reciente de este estudio, Kiecolt-Glaser y sus colegas informaron que los suplementos de ácidos grasos omega-3 reducen la inflamación en este mismo grupo de adultos:

proceso biologico del envejecimineto

“La inflamación, en particular, está en la raíz de buena parte de los problemas de salud, por lo que cualquier cosa que reduzca la inflamación tiene una importancia esencial entre los adultos mayores.”

Los participantes del estudio tomaron ya sea 2,5 gramos o 1,25 gramos de ácidos grasos omega-3, ácidos grasos poliinsaturados de activos, que se consideran “grasas buenas” y que, cuando se consume en cantidades adecuadas, se asocian con una variedad de beneficios para la salud. Los participantes en el grupo placebo tomaron píldoras que contienen una mezcla de aceites que representan la ingesta diaria de una típica dieta americana.

La suplementación con Omega-3 también redujo el estrés oxidativo, causado por los radicales libres excesivos en la sangre, en aproximadamente un 15 por ciento en comparación a los efectos observados en el grupo de placebo.

Los investigadores dicen que esta combinación de efectos sugiere que los suplementos omega-3 podrían representar una rara intervención nutricional única que tiene el potencial de reducir el riesgo de una serie de enfermedades asociadas con el envejecimiento.

Los participantes recibieron ya sea el placebo o una de las dos dosis diferentes de ácidos grasos omega-3. Los suplementos fueron calibrados para contener una proporción de los dos ácidos grasos de aceite de pescado de agua fría, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), de siete a uno. Investigaciones anteriores han sugerido que el EPA tiene más propiedades antiinflamatorias que el DHA.

También es importante la proporción de ácidos grasos omega-6 con relación a los ácidos grasos omega-3 que se encuentran presentes en la sangre de una persona. En cuanto a los ácidos grasos Omega-6, que provienen de aceites vegetales, las distintas investigaciones han sugerido desde 1960 que estos aceites también pueden ayudar a proteger el sistema cardiovascular. Sin embargo, la dieta típica estadounidense tiende a ser pesada en ácidos grasos omega-6 y comparativamente baja en omega-3, que se encuentran de forma natural en los peces de agua fría como el salmón y el atún. Mientras que la proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 tiene un promedio de 15 a 1, los investigadores tienden a estar de acuerdo que para el máximo beneficio, esta relación se debe reducir de 4-a-1, o incluso 2-a-1.

Ambos grupos de participantes que tomaron suplementos de omega-3 mostraron, en promedio, el alargamiento de los telómeros en comparación con los efectos globales de los telómeros en el grupo placebo, pero la relación podría haber sido atribuida a la casualidad. Sin embargo, cuando los investigadores analizaron los ácidos grasos omega-6 de los participantes de omega-3 en relación con el alargamiento de los telómeros, una proporción más baja se asociaba claramente con telómeros alargados.

Los investigadores también midieron los niveles de compuestos llamados F2-isoprostanos para determinar los niveles de estrés oxidativo, que está vinculado a una serie de condiciones que incluyen la enfermedad cardíaca y trastornos neurodegenerativos. Ambos ácidos grasos omega-3 juntos mostraron una reducción del 15 por ciento en general de promedio en el estrés oxidativo en comparación con los efectos observados en el grupo de placebo.

Cuando los científicos revisaron sus hallazgos anteriores de inflamación, también encontraron que la disminución de un marcador inflamatorio en la sangre llamado interleucina-6 (IL-6) se asociaba con el alargamiento de los telómeros. En su trabajo anterior en omega-3 y la inflamación, se informó que los suplementos omega-3 reducían la IL-6 en un 10 a 12 por ciento, dependiendo de la dosis. En comparación, los que tomaban un placebo observó un aumento global del 36 por ciento.

“Este hallazgo sugiere que la inflamación es lo que está impulsando los cambios en los telómeros”, dijo Kiecolt-Glaser.

Los telómeros son un tema candente en la ciencia, y su tendencia a acortar se asocia con este tipo de problemas relacionados con la edad como las enfermedades cardíacas y la mortalidad temprana. Estos cortos fragmentos de ADN actúan como tapones en el extremo de los cromosomas, y se puede comparar con el plástico protector en el extremo de un cordón de zapato.

“Si ese plástico se sale, el cordón se desenreda y ya no funciona”, dijo el coautor del estudio, Ron Glaser, profesor de virología molecular, inmunología y genética médica y director del Instituto de Investigación de Medicina del Comportamiento (IBM®) en Ohio Estado. “De la misma manera, cada vez que una célula se divide, pierde un poco de su ADN en los extremos, y con el tiempo puede causar problemas significativos.”
El estudio incluyó a 106 adultos, con una media de edad 51 años, que tenían sobrepeso o eran obesas y llevaban una vida sedentaria. Los investigadores excluyeron a las personas que toman medicamentos para controlar el estado de ánimo, el colesterol y la presión arterial, así como los vegetarianos, los pacientes con diabetes, los fumadores, los que tomaban habitualmente aceite de pescado, las personas que recibieron más de dos horas de ejercicio vigoroso cada semana y aquellos cuyo índice de masa corporal era o bien por debajo de 22.5 o por encima de 40 .

“Las personas que son menos saludables que este grupo, y especialmente aquellos que experimentan estrés crónico, pueden obtener aún más beneficios de la administración de suplementos de omega-3,” dijo ella.

Este trabajo fue apoyado en parte por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud.
La Asociación Médica de Estados Unidos recomienda aumentar la ingesta de ácidos grasos omega 3 como herramienta para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares tras comprobar su capacidad para aumentar la esperanza de vida de los pacientes que las sufren.

 

Texto traducido:

http://www.sciencedaily.com/releases/2012/10/121001140957.htm

«« Regresar