alimentos enriquicidos con omega 3

¿Se puede enriquecer un alimento con Omega 3?

Posteado en: Salud

El marketing de la industria alimentaria es voraz, existen campañas para todos los gustos y estilos y en ocasiones es capaz de asentar como base teorías que no tienen ningún respaldo científico. Hace unos años se extendió la idea de que determinados alimentos estaban enriquecidos con Omega 3 Pero, realmente ¿tiene una fundamentación científica?

Huevos, productos lácteos, cereales, snacks y tantos otros alimentos han salido al mercado bajo la publicidad “enriquecidos con Omega 3”. Para esclarecer de una forma sencilla este asunto, lo primero que debemos saber es que los ácidos grasos poliinsaturados (EPA Y DHA) se encuentran en determinados pescados.

En el caso de las leches “enriquecidas”, algunas de ellas con una gran tasa de ventas en el mercado, dicen contener 60 mg de Omega 3 por 100 gramos de leche. Pero, en el supuesto de que esto fuera verdaderamente así, para llegar a alcanzar los beneficios aportados por estos ácidos grasos poliinsaturados deberíamos consumir entre 1 y 6 litros de leche diaria, lo que nos llevaría a elevar nuestros niveles de colesterol debido a las grasas saturadas que contiene un producto como la leche. Por tanto, en este caso el beneficio o aporte del supuesto Omega 3 “enriquecido” en este producto se vería reducido a la nada.

En un estudio realizado por la cadena Consumer Eroski, en el que se analizaron 15 alimentos “enriquecidos” con Omega 3, entre ellos cuatro muestras de lácteos, una bebida de soja, dos de galletas, dos de huevos, tres de aceites y grasas, dos de aceitunas rellenas de anchoa y una de néctar de naranja y melocotón, se demostró que todos ellos contienen una mínima cantidad de ácidos grasos, apenas significativa para nuestro organismo.

En el análisis se observó que el 25% de los productos, a pesar de ser “alimentos enriquecidos con Omega 3” no contenían ácidos grasos EPA y DHA, solo poseían ácido linolénico, que no tiene un efecto protector demostrado contra las enfermedades cardiovasculares. El otro 40% de los alimentos analizados estaban fuera de la norma, ya que la cantidad de Omega 3 que incluían era claramente menor a la declarada en sus etiquetas.

alimentos con omega 3

Diferencias entre los ácidos linolénico, EPA y DHA

Nuestro organismo no es capaz de producir por sí solo estos ácidos grasos poliinsaturados esenciales, por ese motivo es necesario incluirlos en nuestra dieta. De forma natural se encuentran en los pescados azules como el atún, el bonito, la trucha, las sardinas, las anchoas o el salmón, entre otros.

Pero, la diferencia entre el ácido linolénico y los ácidos EPA y DHA, es que el primero es un Omega 3 de cadena corta, mientras que los ácidos EPA y DHA son de cadena larga y tienen la capacidad de prevenir y minimizar el efecto de distintas enfermedades en nuestro organismo, entre ellas, las cardiovasculares. Por ello, cuando se habla de “alimentos enriquecidos con Omega 3” es esencial cerciorarse de que contengan EPA y DHA y no solo linolénico.

La principal fuente de estos ácidos, como ya hemos comentado, es el pescado azul. En el estudio realizado por Consumer Eroski, investigaron también sobre el contenido de estos ácidos en tres pescados frescos como el salmón, el bonito y la trucha y tras el análisis comprobaron que las cantidades presentes en ellos tres eran enormemente superiores a las añadidas en los alimentos que aseguraban estar “enriquecidos con Omega 3”.

Aun así y a pesar de que los expertos nutricionistas aconsejan a consumir al menos dos veces por semana una ración de estos pescados (150 gramos), hay una variante que no debemos de pasar por alto y es la gran cantidad de contaminantes, dioxinas y metales pesados que se acumulan en estos pescados que viven durante largo tiempo en aguas contaminadas. Esos PCB´s pasan inevitablemente a nuestro organismo cuando ingerimos su carne. Por ese motivo, es imprescindible a acudir a una suplementación de aceite de pescado, Omega 3, ultra puro, respaldada por una certificación internacional como IFOS que nos asegura que el Omega 3 que estamos consumiendo es de alta calidad y libre de metales pesados, dañinos para nuestro organismo.

Fuentes consultadas:

Alimentos enriquecidos en Omega-3

El fraude de las leches omega 3

«« Regresar