¿Por qué consumir vino tinto con moderación es bueno para la salud?

Posteado en: Investigación

Texto: David Perlmutter, neurólogo
Todos hemos oído hablar sobre los beneficios de beber una copa de vino tinto. El vino es conocido por ser útil para reducir el riesgo para una variedad de patologías médicas, incluyendo la enfermedad de las arterias coronarias, e incluso el Alzheimer.

Ciertamente, existe una gran cantidad de investigación científica, que trata de explicar por qué el vino tinto con moderación es bueno para su salud. Se sabe que el vino tinto puede aumentar el colesterol bueno, HDL, y esto sin duda tiene importantes implicaciones para el corazón.
El vino tinto también contiene antioxidantes llamados polifenoles, que son especialmente beneficiosos en la reducción de la acción de los radicales libres y por lo tanto en la prevención de daños en el revestimiento de las arterias.

Otra sustancia que se encuentra en el vino tinto, aunque en cantidades bastante más pequeñas, es el resveratrol. El resveratrol también tiende a reducir el colesterol LDL y pueden actuar en la reducción de la inflamación y la coagulación de la sangre.

Incluso el contenido de alcohol del vino tinto tiene algunos efectos beneficiosos, como el aumento de HDL, lo que reduce el LDL (colesterol malo), y ayuda a modular la presión arterial, cuando se consume con moderación. Sabemos que el consumo de alcohol por encima de lo que se consideraría la moderación se asocia con un aumento de la presión arterial, elevación de triglicéridos, daño al hígado, obesidad, e incluso mayor riesgo de varias formas de cáncer. Dicho esto, la moderación significa un vaso de vino tinto al día para las mujeres y hasta dos vasos por día para los hombres.
Pero, además los científicos han descubierto recientemente un nuevo mecanismo que puede explicar por qué beber vino tinto puede ser beneficioso. Investigadores españoles han publicado recientemente un informe en la revista American Journal of Clinical Nutrition, en el que descubrieron que el consumo crónico de vino tinto aumenta realmente las bifidobacterias en el intestino de los seres humanos. La Bifidobacterium es una de las más importantes especies de bacteria que vive en los intestinos humanos y está asociada con la reducción de la inflamación.

La inflamación es un jugador fundamental en la génesis de todo tipo de condiciones de enfermedades, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, Parkinson, la enfermedad de la arteria coronaria, la diabetes tipo 2, e incluso el cáncer. Este nuevo informe proporciona otro mecanismo importante, que nos permite comprender exactamente por qué el vino tinto es una opción de bebida saludable, siempre claro está que se consuma con moderación.

Artículo traducido:

http://zonediet.com/blog/2011/07/how-to-eliminate-50-percent-of-all-coronary-events/

Referencias:

  1. Yia-Herttulala S, Bentzon JF, Daemen M, Falk E, Garcia-Garcia HM, Merrmann J, Hoefer IM, Juekma JW, Krams R, Kwak BR, Marx N, Maruszeqica M, Newby A, Pasterkamp G, Serruys PWJC, Waltenberger J, Weber C, and Tokgozoglu L. “Stabilization of atherosclerotic plaques.” Thomobosis and Haemostasis 106: 1-19 (2011)
  2. Schaar JA, Muller JE, Falk E, Virmani R, Fuster V, Serruys PW, Colombo A, Stefanadis C, Ward Casscells S, Moreno PR, Maseri A, and van der Steen AF. “Terminology for high-risk and vulnerable coronary artery plaques. Report of a meeting on the vulnerable plaque.” Eur Heart J 25: 1077-1082 (2004)
  3. Lloyd-Jones D, Adams R, Carnethon M, De Simone G, Ferguson TB, Flegal K, Ford E, Furie K, Go A, Greenlund K, Haase N, Hailpern S, Ho M, Howard V, Kissela B, Kittner S, Lackland D, Lisabeth L, Marelli A, McDermott M, Meigs J, Mozaffarian D, Nichol G, O’Donnell C, Roger V, Rosamond W, Sacco R, Sorlie P, Stafford R, Steinberger J, Thom T, Wasserthiel-Smoller S, Wong N, Wylie-Rosett J, and Hong Y. “Heart disease and stroke statistics–2009 update: a report from the American Heart Association Statistics Committee and Stroke Statistics Subcommittee.” Circulation 119:480-486 (2009)
  4. Hagg S, Salehpour M, Noori P, Lundstrom J, Possnert G, Takolander R, Konrad P, Rosfors S, Ruusalepp A, Skogsberg J, Tegner J, and Bjorkegren J. “Carotid plaque age is a feature of plaque stability inversely related to levels of plasma insulin.” PLoS One 6: e1824 (2011)
  5. Thies F, Garry JM, Yaqoob P, Rerkasem K, Williams J, Shearman CP, Gallagher PJ, Calder PC, and Grimble RF. “Association of n-3 polyunsaturated fatty acids with stability of atherosclerotic plaques: a randomized controlled trial.” Lancet 2003 361: 477-485 (2003)
  6. Sears, B. “Toxic Fat.” Thomas Nelson. Nashville, TN (2008)
  7. Sears B. “The Zone.” Regan Books. New York, NY (1995)

«« Regresar