Carrito

Como cada invierno, la contaminación ya se ha hecho sentir con mucha fuerza, lo mismo con los efectos de ella sobre la piel. Lo bueno es que gracias a una buena alimentación puedes disminuirlos. Sigue leyendo y descubre más.

Las continuas premergencias y alertas ambientales han hecho evidente la mala calidad del aire que respiramos en Santiago. Lo peor de todo es que pese a los esfuerzos, la sensación es que en el corto plazo la situación no mejorará. Por lo mismo, es tiempo de aprender a convivir con el smog y tomar medidas para que sus efectos sean lo menos dañinos para nosotros. Por ejemplo, la piel sufre con la contaminación, esto porque obstruye sus poros y pierde elasticidad, por lo que se ve menos luminosa y más opaca.

La alimentación ayuda a lidiar con el aire contaminado, sobre todo aquellos con altas propiedades antioxidantes y capaces de protegernos de la acción de los radicales libres, que aceleran el proceso natural de envejecimiento cutáneo. El agua también es muy importante, ya que se trata de un nutriente esencial en el organismo y tiene múltiples funciones como participar en el proceso de transporte de nutrientes y oxígeno, lo que permite que la piel se mantenga sana y saludable.

¿Qué comer?

Algunos alimentos poderosos en antioxidantes que te podemos recomendar son:

  • Frutas, verduras y frutos secos como: ajo, perejil, cilantro, cebolla, arándanos, maqui, membrillo, palta, aceitunas, tomate, pomelo y brócoli.
  • Vitamina E: presente en aceitunas, palta, frutos secos o aceites vegetales de maravilla, canola u oliva.
  • Minerales como el Selenio: lo encuentras en en pescado, mariscos, frutos secos como almendra y nuez.
  • Betacaroteno: está presente en la zanahoria, pimentón, frutillas, espinacas, alcachofa, brócoli y yema de huevo.