Los ácidos grasos Omega-3 están fuertemente asociados con los beneficios de la salud del corazón y la reducción de los indicadores de riesgo cardiovascular, existiendo un gran número de publicaciones científicas que demuestran sus favorables resultados y su consumo es fuertemente recomendado por las autoridades de salud y nutrición en todo el mundo (OMS, OPS, FAO). 

El pescado y muchos productos del mar son alimentos funcionales naturales, ya que todas sus propiedades nutricionales los convierten en fundamentales en una dieta cardiosaludable.

En el consumo de pescado, es recomendable preferir aquellos productos grasos como el jurel, el salmón y las sardinas, dado que al contener una mayor cantidad de ácidos grasos Omega-3. De esta manera, ayudan a cubrir las necesidades de EPA, el ácido graso Omega-3 que apoya de forma significativa un metabolismo saludable, contribuyendo reducir factores de riesgo conducentes a problemas crónicos.

La recomendación de la American Health Association es consumir pescados grasos al menos 3 veces por semana o 1.000 mg diarios de Omega-3 EPA/DHA.

Fuente: Informe Chile Saludable. Volumen 5: Oportunidades y Desafíos de Innovación para el Aumento del Consumo de Productos del Mar. Fundación Chile 2016. Páginas 50-57.

Cuando el aporte de Omega-3 EPA a través de la dieta es insuficiente, se recomienda suplementar, asegurando la calidad del Omega 3 que se elige en tanto: pureza, concentración de EPA y fuente de origen.

Omega UP EPA

Omega UP es el único Omega-3 en Chile que cuenta con dos certificados de calidad emitidos por entidades internacionales independientes: IFOS, certificación Canadiense, que garantiza pureza y concentración; y ORIVO, de Noruega, que certifica el origen y trazabilidad de sus materias primas, para garantizar la sustentabilidad del recurso marino.

Conoce las formulaciones de Omega UP con alta concentración de EPA, aceite ultra refinado de la más alta pureza en formato cápsulas y líquido.

*La información contenida respecto a todos nuestros productos naturales no busca promover su consumo con intención de curar, diagnosticar ni prevenir patologías ni enfermedades y no sustituye el asesoramiento de un profesional de la salud cuando se requiere.