Carrito

La sal es uno de los ingredientes que solemos incluir en nuestras comidas, ya que es ideal para mejorar el sabor de los alimentos ¿no? Sin embargo, su consumo excesivo tiene efectos negativos que es mejor conocer y encontrar formas igual de ricas, pero más sanas, de aliñar nuestros platos.

La sal es una fuente de minerales que, en proporciones adecuadas, ayuda al organismo a equilibrar los niveles de electrolitos y otros procesos importantes para la salud. Sin embargo, su ingesta desmedida posee efectos negativos y con el tiempo conduce a problemas inflamatorios, cardiovasculares y renales.

La versatilidad de la cocina nos ha permitido descubrir sabores y maneras distintas de condimentar nuestras comidas. Gracias a eso, reemplazar la sal por diversas especias es totalmente recomendado y simple. Sin embargo, como sabemos que no todos las conocen, acá hicimos una selección.

Ajo: Es una especia rica en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que, tras ser asimiladas en el organismo, ayudan a prevenir una amplia variedad de enfermedades. A diferencia de la sal, es un ingrediente con propiedades antiinflamatorias y diuréticas cuyos efectos reducen la retención de líquidos y problemas cardiovasculares. Su sabor combina perfecto con carnes rojas y blancas, pescados y mariscos y guisos y sopas.

Pimienta negra: Es una especia con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Sus propiedades protegen el organismo ante la presión arterial alta y mejora las funciones renales para estimular la eliminación de los líquidos. Queda muy bien con carnes y pescados, guisos, salsas y aderezos, ensaladas y pasta.

Orégano: Cuenta con vitaminas, minerales y aceites esenciales que le confieren propiedades antisépticas y antiinflamatorias. Su consumo regular mejora la actividad del sistema inmunitario del cuerpo y disminuye el riesgo de problemas respiratorios. Cocínalo con carnes blancas y rojas, pescados y mariscos, pizzas y recetas con queso, guisos, ensaladas y pasta.

Cúrcuma: Concentra grandes cantidades de antioxidantes y posee propiedades antiinflamatorias, digestivas y antibacterianas que ayudan a mejorar la salud y protegen las células frente a varios agentes dañinos. Usa cúrcuma como sustituto de la sal en platos como sopas y guisos, arroces, legumbres, salsas y aderezos.

Comino: Contiene sustancias antioxidantes que disminuyen los efectos negativos de los radicales libres del ambiente. Su consumo regular controla el colesterol y reduce el riesgo de problemas cardiovasculares severos. Condimenta estos platos con esta especia: carnes y pescados, sopas y guisos, arroces y legumbres.