Carrito

Consumir un desayuno equilibrado cada mañana te ayuda a afrontar el día con más energía y mejora incluso tu estado de ánimo. Es tan importante no saltárselo, ya que también es clave para lidiar con el estrés diario.

Todavía hay muchos que piensan que saltarse el desayuno es una forma saludable para ahorrar calorías y bajar de peso. Error. Pasar por alto esta primera comida es una práctica perjudicial para la salud y, lejos de ayudar a perder peso, podría influir ganar kilos.

El desayuno es una de las principales fuentes de energía para el organismo, lo cual es clave para tener un óptimo rendimiento físico y mental. Además, los nutrientes que se absorben a través del desayuno influyen en la actividad metabólica, siendo determinante para la salud.

Quisimos profundizar más y acá te contamos 5 motivos por los que no es conveniente ignorar el desayuno.

Beneficios del desayuno:

Te brinda energía:  El desayuno brinda al organismo los nutrientes que requiere para activar sus funciones, por lo que es un “combustible” para todos los sistemas del cuerpo. Su ingesta favorece la salud muscular y articular, de modo que mejora la capacidad para realizar tareas de alta exigencia física. Además, es idóneo para fortalecer las funciones cerebrales y lograr una mejor concentración durante las tareas de la jornada.

Previene el estrés: Los alimentos que se consumen en el desayuno ayudan a mejorar la respuesta del cuerpo ante situaciones de amenaza o dificultades. Se deben elegir alimentos que contengan  nutrientes que frenan la producción excesiva de cortisol, un tipo de hormona responsable del estrés y otros desequilibrios emocionales.

Ayuda a tener un peso saludable:  El desayuno activa las funciones metabólicas desde el primer momento del día y, durante la jornada, ayuda a optimizar el gasto energético. Por otro lado, los alimentos ayudan a prolongar la sensación de saciedad, a la vez que disminuyen los episodios de ansiedad por la comida.

Mejora tu estado de ánimo: Las personas que no comen de forma saludable en el desayuno suelen caer con más facilidad en estados de ánimo negativos. Los nutrientes que aportan los alimentos ayudan a estimular la actividad cerebral y del sistema nervioso, por lo que mejoran el trabajo de las hormonas del bienestar.

Protege tu salud cognitiva: Como ya mencionamos, el desayuno es un “combustible” que, a nivel cerebral, ayuda a conseguir un mejor rendimiento. os alimentos de buena calidad nutricional optimizan la concentración mental, así como la memoria a corto y mediano plazo.