Carrito

El baño se ha convertido en un espacio íntimo donde podemos dar rienda suelta a todos nuestros talentos más artísticos ¿Qué detrás del gusto de cantar en la ducha? Lo investigamos y te contamos sus beneficios.

Tantas son las personas que reconocen cantar en la ducha, que hoy el mercado ofrece parlantes y radios resistentes al agua, inalámbricos e, incluso, aptos para recibir llamadas. Perfectos.

En primer lugar, en la ducha sentimos que se canta mejor, pero la realidad es que lo hacemos con menos esfuerzo. Esto porque el material con el que está construido un baño, por lo general hace que la voz resuene y no se absorba, como pasa con las habitaciones con alfombra, por ejemplo. Además, el vapor del agua caliente humecta las vías respiratorias, lo que ayuda a que la garganta y nariz estén más despejados y sintamos que cantar es más fácil.

Por otro lado, al cantar las cuerdas vocales vibran y el roce se hace menos fuerte gracias al cálido ambiente de la ducha. Como en la ducha cantamos de forma privada, para muchos se ha transformado en un placer individual donde no importa ni quiera saberse la letra de la canción. El hecho de sentir que no se deben dar explicaciones a nadie hace que lo disfrutemos mucho más.

No importa lo desafinado que seamos, sentiremos que sonamos mejor, elegiremos canciones que nos gustan y estaremos en nuestra zona de confort, por lo tanto la experiencia en su totalidad genera mucho placer y nos ayuda  a conectarnos con experiencias agradables. Además, cuando cantamos ejercitamos músculos relacionados a la respiración, como el diafragma y los múculos intercostales. También otros como los que mueven la lengua, los labios y la cara. Esto ayuda a fomentar la elasticidad de la piel.

 

 

Leave a Reply