Carrito

Para llevar una vida sana, es necesario que en todo momento y todos los días, nuestra alimentación esté cuidada al máximo y ser consciente de los productos que vayamos a ingerir estén bien seleccionados para que nuestro cuerpo esté a salvo. En ese sentido, la soja es un alimento que no puedes dejar de incluir en tu dieta.

Es necesario que dependiendo de lo que necesitemos según la época del año, de nuestra edad o de nuestra situación física, dejemos que ciertos productos entren a nuestra alimentación diaria. Ese el caso de la soja. A pesar de que hace unos años se puso “de moda”, para muchas personas gracias al vegetarianismo, sigue siendo una gran desconocida y no se aprecian sus múltiples propiedades que ayudan al funcionamiento intestinal y además es una gran fuente de Omega-3.

Beneficios:

  • Aporta un valor nutricional único si se toma un vaso de leche de soja cada mañana, y es bueno para todas las edades.
  • Es baja en grasas saturadas, por lo que te ayudará a mantener la línea.
  • Ayuda a compensar las grasas animales que ingerimos durante el día a día en las comidas y cenas.
  • Es una fuente natural de proteínas y también mantienen a raya el colesterol.
  • Las bebidas de soja son de lo más hidratantes, y son recomendables para cualquier momento.
  • Los fosfolípidos, los ácidos grasos poliinsaturados y la vitamina E que contiene la lecitina de soja contribuyen a mantener la juventud de la estructura de nuestras células, por eso también conserva la de nuestra piel.
  • La soja aporta dos veces más proteínas que la carne, tres veces más que los huevos y nueve veces más que la leche sin contener tanta grasa saturada como este tipo de alimentos.
  • El aceite de soja posee 6 gramos de Omega 3 por cada 100 gramos de producto consumido.