Carrito

Existen muy pocas personas que no comen chocolate, esto puede ser por la gran variedad de tipos de chocolate que existen que facilita tener uno que se adapte a nuestros gustos. Negro, blanco, con frutos secos, etc.  Conoce acá los beneficios que derivan de los distintos tipos y cuál es el más saludable.

El proceso de elaboración de chocolate comienza con la recolección de habas de cacao, las que una vez recolectadas se envían a las plantas para ser procesadas. Ahí es donde se les somete a un proceso de lavado y tostado para luego pasar a la torrefacción de los gramos de cacao, que es cuando se elimina la humedad y la acidez de las habas. Luego de esto, los granos de cacao se combinan y se pasa al molido y batido, donde se separan las dos partes principales que derivan del cacao: la manteca de cacao, y la pasta de cacao. Después solo falta mezclar el cacao con los otros ingredientes, como azúcar y leche, hasta encontrar el sabor perfecto.

La diferencia entre los distintos tipos de chocolate radica en la parte del cacao que se utiliza en su elaboración, ya que no es lo mismo utilizar manteca de cacao que tiene más grasa, a la pasta de cacao que tiene menos grasa y más beneficios.

  • Chocolate negro: Se consideran acá todos los que contienen por lo menos, un 43% de cacao en sus ingredientes (pasta y manteca de cacao). Los otros ingredientes suelen ser azúcar (a más alto porcentaje de cacao, menos azúcar en su lista de ingredientes, pero más amargo sabrá), aromas naturales y algunos emulgentes. Un chocolate negro con una alta concentración de cacao (los hay de hasta el 99%) es la opción más saludable a la hora de consumir este producto.
  • Chocolate con leche: Es la opción preferida de la mayoría de las personas, ya que es menos amargo que el chocolate negro. Generalmente el chocolate con leche tiene como primer ingrediente el azúcar y como segundo la manteca de cacao, es decir, un aceite vegetal. En tercer lugar se ubica el cacao, que puede estar presente en diferentes proporciones, pero siempre por debajo del 40%, y la leche o derivados de la leche.
  • Chocolate blanco:  La verdad es que no es chocolate, ya que no contiene pasta de cacao y por ello carece de las propiedades beneficiosas que nos aporta el cacao. Es solo una mezcla de azúcar (mucho azúcar), manteca de cacao y leche.

Ya con la materia prima base, el chocolate, se puede ir añadiendo frutos secos, frutas, galletas, etc, hasta elaborar un chocolate casi al gusto de cada uno.

Como ya mencionamos, la mejor opción siempre será el chocolate negro con alta concentración de cacao, nos aporta una buena cantidad de flavonoides o antioxidantes. Eso sí, aunque sea negro el chocolate nos sigue aportando una gran cantidad de calorías, por lo que es necesario moderar su consumo.