Carrito

El DHA en los niños, adolescentes y jóvenes

En un período donde niños, adolescentes y jóvenes se han visto obligados a enfrentar un escenario de aprendizaje distinto, hay que  prepararse para iniciar un nuevo año escolar.   En este blog hablaremos de como los ácidos grasos Omega 3, específicamente el  DHA, es una opción natural para complementar la nutrición, que ha demostrado sus beneficios en el desarrollo y funcionamiento cerebral.

El Doctor en Nutrición y Alimentos Rodrigo Valenzuela, nos cuenta los resultados de diversos estudios nacionales e internacionales que muestran el impacto relevante del Omega 3 DHA en la nutrición de los niños, desde antes de nacer y como éste podría apoyar el proceso de aprendizaje (Estudio publicado por investigadores de la Universidad de Chile: Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids 2018; 139: 25-30)

Doctor en Nutrición, Experto en Ácidos Grasos Rodrigo Valenzuela Báez. Profesor Asociado (Jornada Completa). Departamento de Nutrición. Facultad de Medicina. Universidad de Chile. Nutricionista. Magister en Nutrición y Alimentos. Doctor en Nutrición y Alimentos. Línea Principal de Investigación: Los Lípidos (Aceites y Grasas) en la Alimentación, Nutrición y Salud. 76 publicaciones científicas y 10 capítulos de libros. 

El DHA es clave desde antes de nacer

“Nosotros desde la vida intrauterina captamos grandes cantidades de DHA que son transmitidos desde la madre al hijo en forma activa a través de la placenta. Este ácido graso es clave en el desarrollo del cerebro principalmente hasta los dos primeros años de vida que es cuando más crece, generando un impacto en el resto de la vida.

Las investigaciones han mostrado que  la nutrición de los 9 meses de gestación intrauterina  y de los dos primeros años de vida son centrales. En la nutrición de estos primeros 1000 días, como se ha llamado, si este ácido graso se aporta en cantidades suficientes, se ha evidenciado que en el largo plazo, estos niños tienen un mejor rendimiento escolar, tienen una mayor capacidad de sociabilización con otros niños, tienen mejor capacidad de aprendizaje en lectura y en lenguaje, y son niños menos agresivos. Mostrando a su vez que niños que tienen bajo rendimiento escolar muestran bajos niveles de DHA en sangre. Por lo tanto hay una correlación importante hasta los 12 años.

Embarazo en el DHA

Desde el vientre de la madre y los dos primeros años de vida se puede cuantificar los efectos que el consumo de DHA tiene luego en el comportamiento y rendimiento escolar.

¿Qué muestran los estudios?

Estudios sugieren que suplementar con DHA mejora el rendimiento escolar y conducta.

Estudios sugieren que suplementar con DHA mejora el rendimiento escolar y conducta.

“Estudios recientes  sobre los factores que impactan en los resultados  en la prueba de selección universitaria PSU, muestran que esta asociación entre DHA y rendimiento también se da para los adolescentes y jóvenes hasta los 18 años. Ver: Estudio demuestra que estudiantes con buenos puntajes en PSU consumen más DHA.

Hay trabajos muy interesantes que se han hecho en periodo de lactancia que muestran que cuando hay bastante DHA en la lactancia materna, a largo plazo estos niños desarrollan mejores capacidades cognitivas.  Hay  estudios que han mostrado que suplementar con DHA a niños con dificultades en el aprendizaje y conducta ha permitido que disminuya la agresividad, la oposición a la autoridad como a padres y profesores y han obtenido mejores puntajes en test asociados a lenguaje y lectura que es donde se evidencia a dicha edad las mayores brechas del desarrollo.

¿Cómo se obtiene el DHA a través de la alimentación?

“Para garantizar el consumo de DHA a través de le alimentación, lo lógico sería comer pescado, al menos dos veces como mínimo a la semana, pescados grasos, atún, jurel, salmón, anchoveta, sardina, ya que son los pescados grasos la principal fuente de DHA.  El problema está en que nuestra población come poco pescado; este bajo consumo es por distintos factores: disponibilidad, precio, el pescado tiene menor saciedad respecto a las otras carnes, te comes un pedacito de pescado  y quedas con hambre. No tenemos la cultura ni el hábito culinario en la preparación y además está el creciente temor de la contaminación del mar y los problemas de sustentabilidad.

Por lo tanto, en este escenario, de bajo consumo de fuentes directas de DHA, lo recomendable es suplementar.

Se ha observado que suplementando con 600 mg de DHA por 6 meses, a niños que les va mal en el colegio, éstos  mejoran el rendimiento escolar sobre todo en lectura. Al que le va bien no esperamos que le vaya mejor si ya está alcanzando un alto nivel, el tema es que cuando se suplementa mejora el rendimiento escolar.

Lo importante es que esta suplementación debe ser constante y permanente porque cuando se suspende, los efectos empiezan a decaer, los beneficios empiezan a desaparecer. ¿Por qué? Porque la dieta, como decíamos antes, prácticamente no aporta DHA”.

¿Cuánto DHA deben consumir los niños?

Para El Dr Valenzuela, la recomendación en niños desde los 11 hasta 18 años es de 600mg de DHA al día para niños con bajo rendimiento escolar. Para la edad adulta, sobre los 18 años, la recomendación estándar es de 1 gramo de DHA (1000mg) al día.

Las recomendación de FAO y otros organismos expertos es la siguiente:

Embarazo y lactancia: las madres deben consumir 500mg de DHA al día para aportarle a sus hijos en desarrollo.

0 a 6 meses: 100 mg de DHA al día

6 meses a 2 años: 120 mg de DHA al día

2 a 4 años: 150 mg de EPA + DHA al día

4 a 6 años: 200 mg de EPA + DHA al día

6 a 10 años: 250 mg EPA + DHA al día

¿Cómo elegir el suplemento de DHA que se debe consumir?

Hay que considerar la calidad y concentración del Omega 3 para poder obtener todos los beneficios y que el consumo sea seguro para el cuerpo.

Para el Dr Valenzuela, “hay una primera variable que se debe tener en cuenta cuando se elige, que es el precio. Todos los suplementos que se venden en farmacias que son baratos  tienen muy poco DHA, 40, 30, 50mg cuando mucho por cápsula, pero no tienen las concentraciones con las que se han demostrado los efectos benéficos. Por lo tanto comprar eso, es botar el dinero.

La otra consideración que se publicó en USA y que es tremendamente importante, es que muchos de estos suplementos son de mala calidad, están oxidados, están rancios, tienen alta presencia de metales pesados, por lo tanto no solo no hay efectos en la salud  sino que pueden ser dañinos para la salud.

Por lo tanto es clave buscar productos que tengan altas dosis de EPA y DHA por cápsula, desarrollados con alta tecnología que garantice su pureza, que tenga certificaciones independientes que garanticen esta concentración y pureza. Que vengan en envases que los protejan para mantener su calidad.”

¿Cuáles son las características de un buen Omega 3?

“Que el suplemento aporte concentraciones altas de EPA y DHA, que tenga certificación que nos garantice que esté libre de contaminantes y oxidación, un envase que lo proteja de la luz y una buena calidad de fabricación.”

Elige bien

Nuestro cerebro necesita nutrición en todas las etapas de la vida. Sigue las recomendaciones del Doctor Valenzuela para elegir el mejor Omega 3 DHA para mayores beneficios:

  • Altas concentraciones de DHA por cápsula.
  • Pureza: Libre de contaminantes, metales pesados y oxidación.
  • Certificaciones: que garanticen su pureza y calidad.
  • Envase que lo proteja de la luz.
  • Buena calidad de fabricación.

Omega UP, nutrición clave de Omega 3 para cada etapa de la vida