Carrito

¡Ya hemos dejado atrás las altas temperaturas! Y con la llegada del invierno, asociado a los días más fríos del año, debemos redoblar los esfuerzos para cuidarnos.

En este contexto, asociado a las bajas temperaturas, el invierno transcurre con altos niveles de contaminación ambiental e infecciones por virus respiratorios, que impactan nuestras defensas naturales y determinan un mayor esfuerzo del sistema inmune para mantenernos saludables.

Entonces, ¿Cómo se libra una buena batalla para proteger la salud, independiente de lo que traiga el entorno? Sin duda que una alimentación equilibrada, nos ayuda a obtener todos los nutrientes promotores de un buen estado de salud.

¡¡En Newscience te contamos las 3 claves de nutrición + 1 clave de higiene nasal para fortalecer el sistema inmunológico y ponerlo en alerta para enfrentar mejor este invierno!!

1. Equilibrio del sistema inmune en base a Omega-3

Uno de los equilibrios fundamentales en nuestro organismo, es el que constituyen los ácidos grasos esenciales Omega-6 y Omega-3, que seguro has escuchado.

Ambos ácidos grasos cumplen funciones fundamentales para nuestro organismo y en condiciones normales deben estar perfectamente balanceados. 

Por una parte, Omega-6 se encuentra ampliamente distribuido en diversos alimentos y por ello, el requerimiento nutricional se encuentra habitualmente cubierto. Por otro lado, el aporte de Omega-3 funcional, EPA y DHA, solo es factible obtenerlo mediante el consumo de alimentos de origen marino, principalmente pescados grasos. En este contexto, es habitual encontrar un desequilibrio, siendo los niveles de omega-6 muchas veces mayor, respecto al de omega-3.

El impacto del desbalance entre omega-6 y omega-3, promueve la remoción de agentes patógenos del organismo, sin un debido control. Esto último, repercute en procesos inflamatorios sostenidos, difíciles de detectar y dañinos en el largo plazo. 

Para promover una respuesta inmunológica en el equilibrio, se recomienda consumir frutas, verduras y grasas del tipo Omega-3 EPA y DHA mediante 2 a 3 porciones de pescados grasos a la semana. Con este consumo, logramos un equilibrio en la relación Omega-6 / Omega-3 y aseguramos una respuesta inmune eficiente y equilibrada.

Un cuerpo bien nutrido, con altas concentraciones de Omega-3 está mejor equipado para combatir los desafíos inmunológicos del invierno.

2. Las bacterias buenas y fibras beneficiosas

¿Qué son los Prebióticos?

Los probióticos, son bacterias vivas, que al ser aportados en cantidades apropiadas, promueven una microbiota saludable a nivel intestinal.  

En este contexto, el aporte de probióticos no solo puede mejorar el tránsito intestinal, si no que además, los probióticos pueden contribuir al sistema inmune, mejorando su capacidad de respuesta frente a patógenos. 

Por otro lado, el mejor aliado para la función intestinal de la microbiota, es el aporte de prebióticos. Los prebióticos, corresponden a fibra soluble, de baja viscosidad, no digerible por el organismo, pero sí fermentable o utilizable por la microbiota beneficiosa. A partir de esta fibra, un sinnúmero de beneficios adicionales se han descrito en los últimos años. Entre otros: favorecer el equilibrio de la microbiota intestinal, mejorar el epitelio intestinal, apoyar el tránsito intestinal y por cierto, desde este sitio, preparar al sistema inmune para una respuesta oportuna frente a procesos infecciosos.

¡Ya lo sabes, Prebióticos y Probióticos juntos son un gran equipo!, apoyando la microbiota intestinal, fortaleciendo el sistema digestivo y contribuyendo a un mejor sistema inmune.

3. Los antioxidantes

Un aspecto característico del invierno, es la elevada contaminación ambiental de la cual somos testigos. En este sentido, el smog y el material particulado son altamente nocivos para nuestro organismo y sumado a cuadros respiratorios estacionales, generan en su conjunto un elevado estrés oxidativo. 

Posiblemente en lo inmediato, no nos demos cuenta del daño que produce el estrés oxidativo. Sin embargo, debido a sus efectos acumulativos, tendrá un impacto en el largo plazo, dañando en forma silenciosa nuestro organismo y conduciendo a un envejecimiento prematuro a distintos niveles: desde el nivel celular hasta la piel. 

Muchas frutas y verduras son una excelente fuente de antioxidantes. Éstos, tienen la propiedad de mitigar el daño generado por el estrés oxidativo mediante la neutralización de radicales libres, contrarrestando sus efectos deletéreos.

En este marco, el consumo de berries o frutos rojos, destacan como la fuente de antioxidantes de mayor poder en nuestro planeta. Siendo el Maqui uno de los frutos más estudiados en este ámbito. 

Tip Extra: La higiene Nasal Diaria

Un proceso autónomo del cuerpo humano es la respiración, siendo la cavidad nasal la estructura principal por la cual transita el aire que inspiramos y exhalamos. Precisamente la cavidad nasal, muchas veces es la estructura que más sufre durante el invierno, ya sea por el aire frio, la congestión nasal o porque en ella se depositan material particulado, restos de combustión, residuos del tabaco o patógenos producto de su expulsión por parte de otras personas cuando estornudan. En este cuadro, el uso de mascarilla es un hábito que hemos adoptado desde el inicio de la pandemia y posiblemente nos acompañará un tiempo más. 

Ante todo esto, no debemos olvidar que la higiene nasal diaria, es parte de los hábitos que debemos considerar, pues su realización es un eficaz mecanismo de protección frente al depósito de sustancias no deseadas y que eventualmente podrían seguir avanzando en el tracto respiratorio. 

La mejor estrategia de higiene nasal, son lavados con agua de mar y aloe vera que arrastran cualquier residuo presente en las fosas y conductos nasales; favorecen la hidratación y humectación en el interior de la nariz; diluyen y facilitan la eliminación de la mucosidad, ayudando a evitar la obstrucción de las vías respiratorias aliviando la congestión nasal.

En resumen, una dieta equilibrada, que contenga todos los nutrientes necesarios, junto a estrategias que activen y potencien todos los mecanismos que el organismo tiene para su fortalecimiento y protección,  permiten preparar mejor nuestro cuerpo para todos los desafíos inmunológicos de esta estación fría del año.

En el caso de que no puedas o no logres cubrir las cantidades diarias necesarias de pescados grasos, de alimentos que contengan antioxidantes o sientes que los Prebióticos y Probióticos que consumes no son los que tu cuerpo requiere, la recomendación es buscar una suplementación concentrada y de la más alta pureza y calidad, para así poder apoyar a tu cuerpo en este invierno. 

Conoce aquí 👇 los productos de NEWSCIENCE que le dan un IMPULSO y ACTIVAN  tu SISTEMA INMUNE: