Carrito

¿Por qué es importante el consumo de  Omega 3 DHA durante el embarazo y la lactancia?  

Si estás planificando tu embarazo o ya estás embarazada, este blog es para ti.

Sin duda la alimentación es central en esta etapa para asegurar el buen desarrollo de tu bebé y dentro de los nutrientes que deben ser parte de la dieta, están las llamadas grasas buenas.

El  DHA (ácido docosahexaenoico )  es un tipo de grasa buena Omega 3 que representa el 97% de las grasas en el tejido cerebral, siendo una grasa estructural importante que el cerebro necesita para un desarrollo óptimo desde antes de nacer.

El DHA es clave en el desarrollo del cerebro durante los primeros 1000 días de vida, que incluye los 9 meses del embarazo y dos primeros años de vida, etapa que corresponde a la de mayor crecimiento cerebral.

La madre a través de la placenta y lactancia comienza a entregar los ácidos grasos en forma activa a su hijo, permitiendo conducir el desarrollo cerebral. Por eso juega un rol fundamental el tipo de grasa que la madre consume, donde se debe garantizar el aporte de DHA, tanto en la alimentación durante el embarazo -que determina la composición de los tejidos grasos de reserva- como en la dieta al momento de amamantar.

Estudios han mostrado que si este ácido graso Omega 3 DHA se aporta en cantidades suficientes, estos niños podrían en largo plazo, podrían desarrollar  una mayor capacidad de sociabilización con otros niños,  ser niños menos agresivos y podría apoyar el proceso de aprendizaje  (Según estudio publicado por investigadores de la Universidad de Chile: Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids 2018; 139: 25-30) 

El aporte de DHA a través de la placenta y la lactancia

¿Cómo consumir Omega 3 en el embarazo?

El Doctor en Nutrición y Alimentos Rodrigo Valenzuela, nos señala: La realidad en Chile de las mujeres embarazadas es que aportan bajos niveles de DHA a sus hijos a través de la placenta y lactancia, debido a que presentan altos niveles de obesidad, bajo consumo de pescados grasos y alta ingesta de Omega 6 en la alimentación: aceite de soya, maravilla o girasol que son los aceites que más se consumen y, aceite de maíz que se usa en los alimentos procesados aportando un exceso de Omega 6.

Doctor Rodrigo Valenzuela Baez

Doctor en Nutrición y Alimentos, Experto en Ácidos Grasos Rodrigo Valenzuela Báez. Profesor Asociado (Jornada Completa). Departamento de Nutrición. Facultad de Medicina. Universidad de Chile. Nutricionista. Magister en Nutrición y Alimentos. Doctor en Nutrición y Alimentos. Línea Principal de Investigación: Los Lípidos (Aceites y Grasas) en la Alimentación, Nutrición y Salud. 76 publicaciones científicas y 10 capítulos de libros. 

Esta alta ingesta de Omega 6, la obesidad y sobrepeso y el bajo consumo de pescados  grasos (que cuando se consumo frito destruye prácticamente todo su DHA), nos llevan a recurrir a la suplementación de Omega 3.

¿Por qué recurrir a la suplementación? 

Omega 3 DHA

Lo lógico sería comer pescado, al menos dos veces como mínimo a la semana. Deben ser pescados grasos como el atún, jurel, salmón, anchoveta o sardina, ya que son los que poseen la principal fuente de DHA.  El problema está en que nuestra población come poco pescado. Este bajo consumo es por distintos factores: disponibilidad, precio, el pescado tiene menor saciedad respecto a las otras carnes, te comes un pedacito de pescado  y quedas con hambre. No tenemos la cultura ni el hábito culinario en la preparación y además está el creciente temor de la contaminación del mar, que es real, y los problemas de sustentabilidad.

Por lo tanto, en este escenario, de bajo consumo de fuentes directas de DHA, lo recomendable es suplementar. Esta suplementación debe ser constante y permanente porque cuando se suspende los efectos empiezan a decaer y los beneficios empiezan a desaparecer, ya que nuestra alimentación prácticamente no aporta DHA.

¿Cuánto Omega 3 DHA se debe consumir en el embarazo y lactancia?

La recomendación de organismos internacionales de nutrición,  para embarazo y lactancia, es de  500 mg de DHA al día, para complementar la dieta de una mujer durante este período. 

Para el Dr. Valenzuela, hay una primera variable que se debe tener en cuenta cuando se elige un suplemento Omega 3, que es el precio. Todos los suplementos que se venden en farmacias que son baratos tienen muy poco DHA, 40, 30, 50mg cuando mucho por cápsula, pero no tienen las concentraciones con las que se han demostrado los efectos benéficos. Por lo tanto comprar eso, es botar el dinero.

La otra consideración que se publicó en USA y que es tremendamente importante, es que muchos de estos suplementos son de mala calidad, están oxidados, están rancios, tienen alta presencia de metales pesados, por lo tanto no solo no hay efectos en la salud  sino que pueden ser dañinos para la salud.

Por lo tanto, señala el experto, es clave buscar productos que tengan altas dosis de EPA y DHA por cápsula; desarrollados tecnológicamente para garantizar pureza, es decir que está libre de metales pesados y contaminantes; que se sepa qué tipo de pescado es  y, que tenga certificaciones independientes identificadas en la etiqueta que garanticen esta concentración, origen y pureza.

Conoce Omega UP UltraPure, único en Chile que puede garantizar su calidad y el origen de su pureza

Línea Omega UP UltraPure

Omega UP UltraPure, desarrollado en USA y Canadá, es el único con certificación IFOS y ORIVO que acredita un aceite ultra refinado de máxima pureza, máxima concentración de EPA y DHA por cápsula y verifica su fuente de origen, 100% anchoveta del Pacífico Sur, peces de aguas limpias de pesca sustentable.