Carrito

Las enfermedades cardiovasculares son en la actualidad la principal causa de muerte en el mundo, asociadas fundamentalmente a condiciones de vida definidas como no saludables, tales como sedentarismo, mal nutrición y tabaquismo.

En este escenario, desincentivar el tabaquismo, prevenir el sobrepeso y la obesidad, fomentar la actividad física y promover la adquisición de hábitos alimenticios saludables, son estrategias fundamentales para nuestra salud cardiovascular.

El rol clave de la alimentación

Omega 3

Indicaciones básicas para prevenir el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares son la disminución del consumo de sal, azúcar, cereales no integrales, grasas saturadas y trans y el incremento en el consumo de alimentos de baja densidad energética, ricos en antioxidantes, así como de productos del mar, especialmente peces grasos o azules.

Consumir pescados grasos ¡muy importante!

Dr Rodrigo Valenzuela
Rodrigo Valenzuela, Nutricionista, Magister y Doctor en Nutrición y Alimentos. Profesor Asociado – Departamento de Nutrición – Facultad de Medicina – Universidad de Chile.

El Doctor Rodrigo Valenzuela nos explica que los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga Omega-3 de origen marino, principalmente el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), presentes especialmente en pescados grasos o azules, producen diversos efectos saludables en la salud humana, especialmente a nivel cardiovascular, neurológico y antiinflamatorio. 

Desde la década de 1960 han surgido múltiples evidencias básico-clínicas y epidemiológicas que establecen que estos ácidos grasos ejercen un significativo efecto cardioprotector, produciendo una disminución de la morbilidad y de la mortalidad por enfermedad cardiovascular. 

EPA y DHA los aliados del Corazón

El Doctor Valenzuela explica que el EPA y el DHA son tomados por nuestro cuerpo y desencadenan poderosos efectos antiinflamatorios, que antagonizan el efecto proinflamatorio de los Omega-6 tan presentes en la dieta habitual occidental.

Los beneficios a nivel de la disminución del riesgo cardiovascular atribuidos a los Omega-3 EPA y DHA de origen marino se centran, principalmente en 6 factores:

  1. Modificación del perfil lipídico (especialmente de triglicéridos plasmáticos elevados).
  2. Optimización de la autorregulación  de la glucosa.
  3. Reducción de la resistencia a la insulina.
  4. Efecto hipotensor.
  5. Efectos antiinflamatorios.
  6. Protección contra el estrés oxidativo (todos componentes característicos del síndrome metabólico).

El control de estos parámetros metabólicos en conjunto, nos señala el Doctor Valenzuela, contribuyen de forma relevante a proteger la salud cardiovascular.

¿Cuánto Omega-3 consumir?

Omega 3

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ha establecido una serie de recomendaciones en relación a los ácidos grasos Omega-3 EPA y DHA, donde destacan: 

  1. Consumo de pescados grasos. Las principales fuentes alimentarias de Omega–3 EPA y DHA son los pescados grasos: jurel, atún, sardinas, anchovetas, salmón. La recomendación según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es comer dos veces a la semana este tipo de pescados, el cual debe ser cocinado a la plancha, cocido, al vapor u horno, pero no frito, ya que la fritura a 180 grados celsius o más, destruye los Omega–3
  2. En pacientes con antecedentes de una enfermedad coronaria, consumir como mínimo 1 g/día de EPA+DHA.
  3. La suplementación dietaria con EPA+DHA puede ser útil en pacientes con hipertrigliceridemia severa (TG plasmáticos sobre los 500mg/dl), siendo dosis de 2 a 4 g/ día, como mínimo, las que permitirían reducir los niveles de TG plasmáticos entre un 20 a 40%.

Cuando estas recomendaciones, son difíciles de alcanzar  a través solo del consumo de pescados grasos, se recomienda consumir suplementos nutricionales ricos en EPA y DHA a base de aceite de pescado o microalgas, asegurando la calidad seguridad, pureza y concentración del producto que se elige, nos señala el Doctor Valenzuela. 

Una ingesta importante de pescado (como principal fuente alimentaria de EPA y DHA) y/o el uso de suplementos nutricionales con EPA+DHA tiene efectos muy positivos en la disminución del riesgo cardiovascular, cumpliendo una función clave para reducir los triglicéridos y proteger tu salud cardiovascular, lo que sin duda, sumado a la promoción de estilos de vida saludables, permitirá tanto prevenir como tratar estas patologías, enfatiza el experto. 

Prebióticos y ProbióticosProbióticos
2021-09-06

¿Por qué tomar Prebióticos y Probióticos? ¿Cuáles son los beneficios?

Prebióticos y probióticos: ¿cuáles son los beneficios de consumirlos? La respuesta está en los billones de microorganismos que habitan nuestro intestino conocidos como “microbiota intestinal”, donde tanto los prebióticos como los probióticos juegan un rol clave promoviendo la salud del intestino. Un intestino sano es sinónimo de vida saludable, no…
Omega 3 protección corazónOmega 3
2021-08-20

¿Cómo Impacta el Omega 3 en la Protección de tu Corazón?

El rol clave de la alimentación Indicaciones básicas para prevenir el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares son la disminución del consumo de sal, azúcar, cereales no integrales, grasas saturadas y trans y el incremento en el consumo de alimentos de baja densidad energética, ricos en antioxidantes, así como de productos…
Prevención
2021-06-11

¿Cómo estimular el Sistema Inmune en invierno?

¡Ya hemos dejado atrás las altas temperaturas! Y con la llegada del invierno, asociado a los días más fríos del año, debemos redoblar los esfuerzos para cuidarnos. En este contexto, asociado a las bajas temperaturas, el invierno transcurre con altos niveles de contaminación ambiental e infecciones por virus respiratorios, que…