Carrito

La memoria es una de las funciones de nuestro cerebro que nos permite aprender, recordar y ganar información. Por todo lo que hace por nosotros quizás es buen momento para acordarse de ella y cuidarla.

Como varias de las funciones del cuerpo, el cerebro y la memoria puede ir deteriorándose con el paso del tiempo. Primero que todo, el descansar y dormir bien, tanto en cantidad como en calidad, es una obligación para tener una buena salud mental y una memoria fuerte y más sana a largo plazo. Esto debido a que durante la noche, no solo el cuerpo se regenera sino que también el cerebro descansa y realiza sus procesos de “limpieza” de lo que no sirve y de almacenamiento de lo que sí.

Otro hábito de vida que ayuda a tu memoria es la práctica regular de actividad física. Esto estimula la circulación sanguínea beneficiando el cerebro con más sangre y, además, se cree que puede ayudar a aumentar el tamaño el hipocampo anterior, que tiene gran participación en la memoria espacial.

La lectura es otro aliado indiscutido de la buena memoria. El hábito de la lectura no solo ayuda a reducir el estrés sino que también entrena el cerebro sin mayor esfuerzo. Por otro lado, mantener un espíritu joven y curioso también hace su parte, así que date el tiempo de hacer crucigramas o aprender cada día algo nuevo para estimularla.

En cuanto a la nutrición, clave como en todo, habrá que asegurarse un correcto consumo de vitamina E, ya que es esencial para las neuronas y para su funcionamiento. También debes aumentar la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, uno de los nutrientes fundamentales a la hora de proteger el cerebro y sus funciones, gracias a su efecto antiinflamatorio y antioxidante que beneficia las neuronas y protege el sistema nervioso en general.